Skip to content

¿Por qué elegir
plastilinas Kiwy?

NUESTRA HISTORIA 

 
Creando con plastilina no existen límites, no hay principio, ni final. La imaginación toma las riendas del día y los colores se mezclan para que los niños den forma al mundo que sueñan construir. Así lo sentía María Claudia Uribe Alzate cuando veía a sus sobrinos jugar con la plastilina que su mamá les creaba. Recordando que ella también jugó con esta plastilina hecha en casa que la recibió su mamá de su abuela paterna, tuvo una gran idea: hacer de esta alegría su forma de vida creando un producto ideal para los niños, amigable con el medio ambiente, fundamental para los educadores y los hogares. 
 
Así nació Plastilina ecológica Kiwy. No fue fácil, aunque la historia se resuma en pocas palabras. La perseverancia fue la clave y su convicción de que esa idea saldría adelante dio resultados. El apoyo familiar y encontrar en el camino a Andrés Zorro, su esposo, quien creyó en el proyecto desde el primer instante, han hecho de Kiwy una empresa con corazón, una familia que ahora da empleo, felicidad a miles de niños y que se enorgullece de ser la única plastilina ecológica en América Latina hecha por completo con productos naturales renovables y que no son tóxicos para los niños.
 
Así, desde su fábrica en Cartago, esa que una vez fue su casa y donde solo ellos dos, una administradora de empresas y un diseñador industrial, preparaban la plastilina, la empacaban y la vendían, hoy le cuentan al mundo que los sueños se hacen realidad y que la mejor receta es creer en lo que haces.
 

BENEFICIOS

Jugar con Plastilina Ecológica Kiwy no solo divierte y estimula la creatividad de los niños, sino que además les ayuda a desarrollar su motricidad fina, mejora su capacidad para concentrarse, facilita sus procesos de lectoescritura, les permite fijarse metas a corto y largo plazo, aprenden más fácil y de paso los tranquiliza.

 
 

¿POR QUÉ ES ECOLÓGICA?

La Plastilina Kiwy es ECOLÓGICA porque es elaborada con productos naturales RENOVABLES, a diferencia de la plastilina tradicional que hemos usado durante años y la que están usando nuestros hijos en el colegio y en la casa, que es un material que se encuentra compuesto por derivados del petróleo y preservantes químicos, por lo que en la industria es considerado un PLÁSTICO TERMOESTABLE que tarda 100 años en degradarse y no es muy recomendable si los niños se la meten a la boca.

Además la Plastilina Ecológica Kiwy es BIODEGRADABLE porque se deshace al mezclarse con el agua, por lo tanto no contamina el medio ambiente.

Abrir chat